FIN AL MOREIRATO, 4. Amenazas

Me parece que es necesario iniciar este apunte reiterado mi convicción indiscutible de que el principal problema que presenta nuestro estado, rumbo a mejores niveles de desarrollo y adecuadas condiciones de gobierno y de vida, es la presencia y el apoderamiento del gobierno por parte de una pandilla de rufianes que han pervertido la función pública y que han destrozado y desaparecido la expectativa de crecimiento y mejoría de los hombres, mujeres y sobre todo de los jóvenes coahuilenses. Por eso creo que procurar el FIN DEL MOREIRATO debe ser la más alta consideración de los ciudadanos y este objetivo el que nos proporcione la referencia de mayor valor a la hora de tomar cualquier decisión en el contexto político.
También considero que la mayor posibilidad de lograr este alto propósito se dará si los actores políticos opositores logran acuerdos, consensos o negociaciones que permitan presentar un solo candidato para oponerlo al candidato “oficial”. De entrada una propuesta de estas características tendría la calidad de VIABLE y desde luego alimentaria la esperanza de un cambio que permita deshacernos para siempre de esta terrible pesadilla que vivimos.
Sin embargo construir un escenario como el anterior presenta enormes retos y desafíos que se instalarán como serias AMENAZAS para conseguir este determinante propósito. Habrá sin duda amenazas, entendidas como el anuncio de un mal futuro posible y determinado con la intención de causar miedo, es herramienta común y preferida de la cúpula autoritaria que nos mal gobierna, pero me gustaría referirme a las otras, a las que hacen referencia al riesgo, peligro o dificultades de las situaciones o circunstancias que habrá que enfrentar rumbo a conseguir este ideal. Apuntaré algunas.
Evidentemente muy grave es la fragmentación del frente opositor, si no somos capaces de presentar una sola propuesta alternativa al Moreirato seremos presa fácil de la aceitada capacidad movilizadora, clientelar e ilegal, del PRI. Los programas sociales, los compass, las estructuras de desarrollo social son un solo instrumento y tiene un solo objetivo, ganar elecciones y habrá que darle la justa dimensión y, desde luego, evitar menospreciarlo. Es altamente probable que desde palacio se construya o se impulse una o varias candidaturas esquiroles aprovechando la figura de independiente o postulados por alguno de los partidos que se encuentran en su nomina.
Hasta ahora los aspirantes con perfil opositor han manifestado su conformidad para sumarse con él que, de ellos, este mejor posicionado. Una labor necesaria será mantener las actuales condiciones de concordia y buena comunicación que existen en estos momentos, ojalá las personas que se encuentran cerca de estos eviten las recomendaciones disruptivas y abonen a la idea central de que solos, separados y sin el apoyo de los demás a ningún lado se va.
Un conflicto entre ellos será procurado por muchos interesados (el Moreirato)  en la desunión del grupo, sobrarán los chismes, los comentarios insidioso en columnas política, en espacios radiofónicos y televisivos, en redes sociales.  Será constante la intención  de sembrar la duda, la sospecha, la desconfianza. El acuerdo para definir las particularidades del instrumento que definirá los niveles de posicionamiento de cada uno de ellos es un aspecto fundamental.  Dos elementos importantes para mantener la unidad, tener conciencia, madura y reflexiva, de la trascendencia histórica del evento  y el compromiso asumido por ellos frente a una cantidad considerable de organizaciones de la sociedad civil de todas las regiones del estado.
Obviamente, con todo lo que significa, Rubén Moreira será, por mucho, la más seria dificultad, el mayor peligro y el mas alto riesgo. Si contra sus compañeros militantes del PRI se muestra represivo, prepotente y altanero cuando cualquiera se atreve a insinuar o plantear algo que no esté alineado con el desarrollo de su prospecto a sucederlo, habrá que esperar que con sus opositores tenga un comportamiento fuera de toda proporción, lo de menos serán las encuestas inventadas, las filtraciones de audios y videos, las agresiones a las páginas y los perfiles de las redes sociales y otras por el estilo.

2 comentarios en “FIN AL MOREIRATO, 4. Amenazas”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartir