Trump, populismo y las elecciones en Coahuila.

Uno de nuestros placeres como familia es la comida, un goce semejante lo provoca la plática de sobremesa. Esperamos pacientemente a que se ocupen las sillas y con los olores de la comida surgen también los temas que nos preocupan.

Las elecciones en Estados Unidos han sido materia predominante estos días. Una verdadera carrera con altibajos cardíacos y vueltas sorpresivas entre los candidatos Clinton y Trump, que han puesto al descubierto los errores y horrores de una sociedad en donde la felicidad y el éxito se traducen necesariamente en dinero y bienes materiales.

El partido republicano develó la irritación de los electores al elegir a Trump, un personaje carismático sin experiencia política, de dudosa moral y célebre solo en los tabloides de la prensa frívola. Trump ahora se erige como paladín del populismo americano y para sus seguidores, encarna la esperanza del cambio. Para sus seguidores es irrelevante que no respete al Ejército, que no pague impuestos, acose a mujeres, se burle de los discapacitados o que promueva el racismo y la xenofobia. De cualquier manera votarán por él – en eso ya ganó- dejando un país polarizado, descubriendo lo más bajo y oscuro de la sociedad americana, cuestionando los derechos de las minorías.

El populismo ha sido la debacle de muchas democracias y de la economía de muchos paísesLos latinoamericanos lo hemos vivido y pagado un alto costo: Castro, Chávez, Corra o Maduro. Hay varias características comunes en el líder: el discurso encendido y utópico, la capacidad de hipnotizar a las masas y la ignorancia de los más elementales conocimientos en economía y administración pública; y no hablemos de otros temas más complejos como política exterior o energética.

Bajo los criterios populistas, todos pueden convertirse en aspirantes: En Guatemala Jimmy Morales llega a la presidencia después de 15 años como cómico en la televisión. La estrella del futbol Cuauhtémoc Blanco es alcalde de Cuernavaca por los méritos de su pierna izquierda; y un criador de reses bravas en Coahuila, como el Ing. Guadiana, aspira a obtener el voto por el mérito de “hablar golpeado”. Claro, ser aspirante a candidato solo es posible para aquellos que cuentan con el dinero propio o ajeno para hacerlo.

Pero la política y la administración pública son cosa seria. No bastan el carisma, la pasión y el discurso encendido, requieren del conocimiento profundo del sistema político y económico. El balance de los gobiernos populistas es aterrador. En Venezuela la gente se muere sin medicinas y comida, en Cuba esta coartada la libertad de expresión y en Filipinas Duterte ha asesinado a miles de personas y se compara con Hitler.

¿Porque las masas se dejan seducir por un candidato populista?
En Estados Unidos los Demócratas y Republicanos y en México el PAN, PRI y PRD, puestos en la balanza – son lo mismo – la corrupción los iguala. Han pavimentado el camino para la decepción y la gente voltea a otras formas de resolver las frustraciones: los candidatos independientes y populistas.

Los partidos nos han fallado. El voto en su contra es una fuerte llamada de atención para la soberbia élite política que no ha prestado atención a las voces de los electores. En este negro horizonte mundial de desencanto de política y políticos, Coahuila se prepara para las próximas elecciones. En Coahuila los ciudadanos queremos una propuesta electoral que nos haga reflexionar. No vamos a votar por los emblemas partidistas en la boleta, porque ya no significan nada, queremos ver candidatos y candidatas con proyectos claros sobre nuestro futuro.

En Coahuila estamos unificados por lo que queremos y no queremos.
No queremos continuismo de la misma élite que gobierna, no queremos corrupción, no queremos vivir en una sociedad que teme sus autoridades, no queremos que el gabinete esté integrado por amigos y parientes, no queremos ser sinónimo de apatía, flaqueza y sumisión.

Queremos candidatos y candidatas con capacidad intelectual y moral para integrar un gobierno de primera, queremos que los mejores ciudadanos aporten sus conocimientos y compromiso, queremos en cada cartera del gobierno a los más capaces, en un clima de libertad de expresión y participación.

Queremos cerrar por fin este capítulo. Queremos abrir otro, sacar lo mejor de nosotros mismos y heredar a nuestros hijos un horizonte mejor: ojalá escuchen los partidos.

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script> <!– adaptable29sept –> <ins class=”adsbygoogle” style=”display:block” data-ad-client=”ca-pub-4207012373669881″ data-ad-slot=”4667043255″ data-ad-format=”auto”></ins> <script> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); </script>

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartir