Dicen que si no son peras son manzanas pero aquí son los Durán de Arteaga Coahuila

Mismos apellidos que circulan por lo menos en 15 años en la Presidencia de Arteaga Coahuila, municipio donde se cosechan miles de cajas de manzanas por año y dueño es este municipio de los bosques más espectaculares.

En Coahuila lamentamos haber caído en manos ambiciosas de la familia Moreira Valdés y de la cual todos se han enriquecido del dinero de los coahuilenses y por cierto son originarios de este municipio de Arteaga, por eso el profesor Humberto Moreira y sus hermano Rubén y Álvaro, tienen muchas propiedades en ese municipio.

Pero así también la familia Durán, que llegó a posicionarse desde el principio del Morirato, son originarios del ejido San Antonio de las Alazanas, se han apropiado de numerosas propiedades gracias a las arcas públicas del Ayuntamiento.

A uno de los hermanos lo conocen como el patriarca, Jesús Durán Flores, después está su mano derecha él hoy presidente municipal, Everardo Durán, heredada la presidencia por su hermano Jesús. Su poderío se incrementó desde que llegaron a hacer de la Presidencia Municipal de Arteaga una empresa más familiar. Dentro de sus negocios está el control de los depósitos de cerveza, tienen parcelas agrarias, vayan a ver en qué situación las tengan y con eso que los gobernados les tienen miedo por tener a gente brava y armada dispuesta a lo que sea, eso dicen sus pobladores que por eso mejor se alinean, no vaya a ser la de malas y les desaparezcan algún familiar, por eso mejor callados.

Tienen mansiones en este municipio y al mero estilo de sus amigos los dos hermanos ex gobernadores de Coahuila, los hermanos Moreira.

Un hermano le pasó el poder al otro, así es la única manera de cubrirse las espaldas, no hay mejor escudero que su propio hermano, así es que de ahí su inmensa fortuna que se incrementó en estos 15 años del Moreirato.

Cuentan con innumerables negocio, es más, ellos no son del municipio de Arteaga, Arteaga ya es de ellos y la otra mitad de los hermanos Moreira, sobre todo de Humberto.

Sólo en enero del 2019 la auditoría de la cuenta pública correspondiente al ejercicio 2017, que encabezaba el ahora ex alcalde José de Jesús Durán Flores, se detectaron 38 millones con 878 mil pesos que no se pudieron comprobar; un ladronzuelo callejero si se hubiera robado 1000 pesos ya estaría procesado, pero por lo visto en Coahuila hay que robar bastante y no pasa nada, porque todo queda entre familia y entre amigos, como sus protectores los Moreiras.

¿Cuánto le habrán pagado a Rubén por la plaza de presidente municipal de Arteaga? Porque así como vendía Fiat Rubén también vendía las alcaldías, regidurías y diputaciones para tener el control.

A este ex alcalde hermano de la actual, Everardo Durán, sólo en la auditoría (ASE – 03594-2018) le desprenden 12 observaciones con un total de 10 millones 387,000 pesos con 576. pesos, ¿ya entienden los arteanguenses porque no tienen un hospital digno o de menos una clínica equipada con quirófano para urgencias y área de cuidados intensivos con su respectivo respirador y un laboratorio? Por qué ese dinero estos hermanos Durán Flores los tienen en sus inversiones privadas, por eso la importancia de seguir con el negocio familiar para cubrirse la espalda uno a otro así como los dos hermanos ex gobernadores, que todas las tranzas queden entre familia.

                                                         OTRA FAMILIA FELIZ

Al ex  alcalde Jesús Flores Durán hermano de la actual, Everardo, le bastaron tres años, del 2014 al 2017, para desfalcar al municipio, que cada año aplicaba la frase del año de Hidalgo, esa que dice :”tizne a su madre si dejo algo“, porque el desfalco fue de 38 millones de pesos al erario del Ayuntamiento, pero para esto está su hermano haciéndole el caldo de gallina golona a su hermano y así todos felices y contentos, cada uno con sus millonarias propiedades, de ahí que le cubriera la plaza de Presidente Municipal Everardo y ya ven las tranzotas que se avientan con los fraccionamientos campestres, sin una verdadera regulación, al rato sufrirán por agua los pobladores. Entre este funcionario público con cargo de Presidente Municipal y el de Ramos Arizpe, ahí se dan un tiro en la red de nepotismo que tienen en la nómina, más falta revisar a los aviadores.

En Coahuila así gozan muchas familias de este tipo, todos felices viviendo del dinero público y todavía se dan el lujo de heredar plazas, no ven ahora en la contienda esta de diputados locales, que se efectuará en octubre del 2020, vemos a los hijos  y hasta esposas, de los mismos que se reparten los cargos públicos en Coahuila.

Esto sucede, arteanguenses, cuando le confías el poder de tu voto que lo manejen las lideresas del partido, además que sean los mismos actores corruptos que han desfalcado al erario público, y del cual es tanta complicidad que se heredan los puestos aún los de elección popular, porque entre ellos son el mejor equipo de complicidad.

En este año 2020, el presupuesto aprobado es de 185 millones 810 mil pesos con 810 pesos ($185,810,810. 00 pesos) ¿cuánto de este dinero te gusta para que se desaparezca por arte de magia? Y con eso que la Auditoría Superior del Estado sólo señala pero no hay quien actúe, siguen robando a manos llenas.

Los coahuilenses ya no nos merecemos que se estén haciendo millonarios a cargo del erario, porque llegan a robar no a gobernar, pero la indiferencia tampoco ayuda, hay que salir a votar… la elección es tuya.

                                                 Y termino diciendo: “Ya chole con lo mismo de los mismos”.

                                Rosa Ofelia Garza de la Peña
                                    Yo opino ¿y tú?   

  ———————————————————————————————————————————————————————————————————
* “El contenido, conceptos y juicios de valor del presente artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente son compartidos por la Edición, y/o los propietarios de este Periódico”.
                             ———————————————————————————————————————————————————————————————————                          

Comentarios

Compartir