Y del Fonden… ni sus luces

A lo largo de Constitución y Morones Prieto, la vialidad medular de la Ciudad, miles de automovilistas sufren a diario atorones en carriles exprés que no son exprés y en obras de reciente creación que no agilizan el flujo… todo por socavones y daños que ya son tomados como normales por los conductores.

Ayer se cumplieron cuatro meses de que la tormenta “Hanna” azotó a Monterrey, pero sus huellas aún impactan al área metropolitana y los recursos prometidos por el Gobierno federal del Fondo Nacional de Desastres (Fonden) nada más no aparecen.

El Par Vial Morones Prieto-Constitución es el que presenta las peores afectaciones, pero los trabajos de reconstrucción no han iniciado siquiera a pesar de que ya transcurrió un tercio de año.

Desde el 7 de agosto fue emitida la declaratoria de desastre para 41 municipios de Nuevo León, nueve de ellos metropolitanos, por el impacto de “Hanna” el 26 y 27 de julio.

El monto de los daños fue evaluado en 870 millones de pesos -tras recortarse el cálculo original de 3 mil millones-, pero siguen sin liberarse los recursos del Fonden.


Mientras tanto, tramos en Monterrey y Guadalupe de Morones Prieto y Constitución siguen con deslaves, socavones y cierres, que afectan diariamente a miles de conductores.

Uno de los daños más fuertes está en el tramo en el que Constitución cambia de nombre a Miguel de la Madrid, en Guadalupe, donde la gaza de Bonifacio Salinas está colapsada.

Esa gaza representa el inicio de los carriles exprés de Constitución, que están cerrados a partir de ese punto y hasta poco antes de Constituyentes de Nuevo León, originándose constantes congestionamientos en los carriles normales.

Dentro del mismo tramo, otros dos desgajamientos afectan el cuerpo exprés, dentro de Guadalupe.

“Lo peor del caso es que ni siquiera se ven trabajos”, se quejó Alfonso Rodríguez, vecino de Torres de Linda Vista, frente a la gaza colapsada.

“No tiene para cuándo (la reparación) y nosotros batallamos todos los días para agarrar Constitución”.

Frente a Fundidora, en Monterrey, otro deslave originado por “Hanna” mantiene cerrados dos carriles exprés.

En Morones Prieto, un socavón impide el uso del tramo que representó la más reciente ampliación de Morones Prieto en Guadalupe.

Otro deslave se presenta en esta avenida, pero a la altura de la Colonia Azteca, junto a los carriles exprés.

En San Nicolás, deslaves y socavones en el Arroyo Topo Chico apenas empezaron a ser rellenados con tierra por la Conagua, al hacer válido un seguro para reparar esas zonas, donde, sin embargo, siguen los cierres y otras afectaciones.

El 17 de septiembre, la titular de la Comisión Nacional del Agua, Blanca Jiménez, aseguró que cubrirán los daños hidráulicos causados por la tormenta “Hanna” en Nuevo León, con un monto de 628 millones de pesos, pero es fecha de que no se han liberado estos recursos.

El Estado y los municipios no han iniciado las reparaciones de los daños graves, bajo el argumento de que esperan los recursos del Fonden.

El Norte

Comentarios

Compartir