Las armas del verano. Octavio Paz

Oye la palpitación del espacio son los pasos de la estación en celo sobre las brasas del año rumor de alas y de crótalos tambores lejanos del chubasco crepitación y jadeo de la tierra bajo su vestidura de insectos y raíces la sed despierta y construye sus grandes jaulas de vidrio donde tu desnudez es … Leer más

Justicia. Salvador Díaz Mirón

Ceñudo y calenturiento sacudo la frente fiera,  cómo si así consiguiera arrojar el pensamiento. Pero altivo en mi tormento miro el tiempo que pasó, que las faltas en que yo, frágil como hombre, incurrí, podrán afligirme, sí; pero avergonzarme, no. Dicen que todo mortal, hasta el que lleva la palma, es, por fallo de su … Leer más

A un crítico. Manuel del Palacio

Tu carta recibí, sabe Dios cuándo, y á entenderla llegué, sabe Dios cómo; me has dado un palizón de tomo y lomo de esos que al más cerril dejan temblando. ¡Cuánto lo habrás venido meditando! ¡Qué estudiar en un tomo y otro tomo! ¡Qué fino aquello de llamarme romo, hipócrita, gandul y hasta nefando! Sigue por esa … Leer más

Soneto de Otoño. Medardo Ángel Silva

¡De nuevo son las rosas de Octubre, Otoño mío…! Han escondido el sol en una cueva obscura… Y los pálidos dedos del inmortal Hastío estrujan, rosa seca, mi pasada ventura. ¡Lacerante recuerdo de la extinta dulzura que torna vanamente al corazón vacío…! Perdimos el sendero y la noche perdura,  ¡la noche!, y aún no brilla tu … Leer más

“Los motivos del lobo”. Rubén Darío

El varón que tiene corazón de lis, alma de querube, lengua celestial, el mínimo y dulce Francisco de Asís, está con un rudo y torvo animal, bestia temerosa, de sangre y de robo, las fauces de furia, los ojos de mal: el lobo de Gubbia, el terrible lobo, rabioso, ha asolado los alrededores; cruel ha … Leer más

“Hombres necios que acusáis”. Sor Juana Inés de la Cruz

Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis. Si con ansia sin igual  solicitáis su desdén, ¿por qué queréis que obren bien si las incitáis al mal? Combatís su resistencia y luego con gravedad  decís que fue liviandad lo que hizo la diligencia. … Leer más

Volverán las oscuras golondrinas. Gustavo Adolfo Bécquer

Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar, y otra vez con el ala a sus cristales jugando llamarán. Pero aquellas que el vuelo refrenaban tu hermosura y mi dicha a contemplar, aquellas que aprendieron nuestros nombres… ¡esas… no volverán! Volverán las tupidas madreselvas de tu jardín las tapias a escalar, y … Leer más