No acabarán mis flores. Nezahualcóyotl

No acabarán mis flores,
no cesarán mis cantos.

Yo cantor los elevo,
se reparten, se esparcen.

Aún cuando las flores
se marchitan y amarillecen,
serán llevadas allá,
al interior de la casa
del ave de plumas de oro.

Compartir