¡Inche López Obrador ya no deja robar!

¡Inche López Obrador ya no deja robar! Hay le agregan la “P”, para completar la palabra, aunque también cabe la “T”, porque trabaja desde la trinchera mayor del país,. Que ninguna trinchera se desprecia en los cambios políticos de México, por pequeña que esta sea.

Recién hice un viaje un par de meses atrás y mi compañero de asiento después que me presenté, y el también lo hizo, empezamos a conversar durante aproximadamente dos horas que duró el recorrido. Me comentó era trabajador de Pemex, ingeniero petroquímico, y laboraba en Cadereyta Nuevo León en la refinería de ahí, al preguntarle si había diferencia en este corto periodo de gobierno federal a los anteriores y me respondió que sí y marcado, porque al fin había insumos para trabajar y la producción había aumentado, sobre todo se respiraba más libertad en acusar a quien robaba en la planta de producción sin ser despedido del empleo y hasta premio le dan a quien diga a voz secreta como roban y quien roba; anteriormente no podían denunciar porque como dijo el chino- mexicano Zhenli Ye Gon les daban cuello.

Me comentó que muchos de los empleados de Pemex, de los que no roban, le habían confiado el voto al actual presidente Lic Andrés Manuel López Obrador, no así los que saqueaban esta empresa productiva del Estado, porque ya no es paraestatal, que tenían temor que llegara a ocupar la presidencia por las consecuencias que tendrían de no poder robar de la misma manera o quizá no poder robar, ahí nadie denunciaba porque sería despedido y al tener necesidad del empleo guardaban silencio y se tragaban su coraje, coraje que solo les causa a la gente patriota.

Literal tenían que ver cómo se robaban a la gallina, la desplumaban y después se la comían entre unos cuantos, pero en complicidad con los de arriba.

Pero no podían hablar del hurto de esos empleados porque serían rescindidos de su puesto de trabajo, así que se ponían a tragar pinole en seco para no hablar, solo ver y callar.

Me comentó “fíjese el descaro de algunos compañeros de trabajo, aún trabajan ahí porque todavía no se asignan plazas nuevas y están revisando quejas de los empleados, ahora ya no se pueden robar tan fácil los insumos porque los inventarios están muy duros”, así con estas palabras dijeron y discúlpeme el léxico pero así lo dicen: “Pinche López Obrador ya nos tiene hartos porque no nos deja robar”.

Gente que entre equipos de 5 o más personas, dependiendo del departamento, robaban $200,000 mensuales, pero de esos había varios equipos.

Los que somos patriotas, porque en mi formación familiar y académica así me enseñaron, por el tipo de mi carrera, nos da mucho orgullo, esto de que ya no saqueen de esa manera a nuestra empresa Mexicana del pueblo.

                                                ¡Snif! Ya no nos deja robar el Presidente de México

Ese es el repudio de muchos malos mexicanos, hasta de la clase empresarial más encumbrada que ahora sí tendrán que pagar impuestos como la gente de a pie, que lo tenemos que hacer.

La clase política enquistada en el presupuesto y que son los que organizan las fracasadas marchas, ni así les queda claro el mensaje del pueblo de México, ¿que nos hartaron con sus saqueos a la patria?, por eso no han teñido respuesta masiva a sus reclamos. Dicen que no hay libertad y nadie los ha ido a molestar donde se organizan, no se ve una sola policía reprimiéndolos, dicen que no hay libertad de prensa y lo seguimos haciendo, qué difícil es desacostumbrarse a que ya no se puede robar de la misma manera descarada al Estado y qué difícil ha de ser vivir en este país sin la corrupción tan imperante, porque seguirá, pero no en las escalas en que estaba, sobre todo en el sexenio pasado con Enrique Peña Nieto.

Los gobernadores y alcaldes, sobre todo de extracción priista, pero también en los Estados donde está gobernado el PAN o estuvo, fue un descaro la corrupción, sobre todo en Puebla, con los Moreno Valle.

Ya no pueden tomar el presupuesto federal a su antojo, para campañas políticas y para su bolsillo, simulando obras y si las hacían a un costo tres veces más elevado para que les quede. Sin obras no hay dinero para ellos, porque están como el azadón que no más p’aca, ya se les hará más difícil inventar empresas fantasmas y su facturación que será rastreada y el delito será por delincuencia organizada por robarle al erario público.

Sienten que se les va a pulverizar su estructura porque muchas de esas personas ya entendieron: “Tu agarra lo que te ofrezcan y vota después por quien quieras”.

Hay ahora dos presos de talla grande. Ali Baba contra ellos fue un bruto porque asaltaba en equipo pero nunca tuvo una red de cómplices para vaciar las arcas del Estado y quitarle ese dinero a la gente más pobre del país, como en el caso de Rosario Robles que robaba de todos los apoyos de ayuda social.

Este par de siniestros personajes son Rosario Robles, que hasta arrecifes vendió cuando estuvo a cargo de la SEDATU. Juan Collado, el abogado de la clase más corrupta del país, de los diablos de México.

Ahora ya de encerrados quieren causar compasión y lastima, haciéndose los enfermos desde la fría celda donde hoy se encuentran, ahora sí se codean con otros como ellos, delincuentes, pero ninguna casi segura estoy, que llegó a robar como este par y su compleja red de desvíos de dinero.

Seguramente ellos y muchos malos funcionarios y ex funcionarios corruptos también empresarios que los están obligando a pagar sus contribuciones y que ya no pueden utilizar facturas apócrifas, que roban impuestos.

Entre este tipo de gente que además quiere por sobre todas las cosas que le vaya mal a México, repetirán una y mil veces lo que le dijeron a este ingeniero petrolero de Cadereyta  Nuevo León, de esos que ya no pudieron robarle a sus anchas a la nación.

¡Pinche López Obrador ya nos tienes hartos porque no nos dejas robar!

Y termino diciendo : ” ya chole con lo mismo de los mismos “.

                                                                               

       Rosa Ofelia Garza de la Peña 

        ¿Yo opino ¿y tú?

           

                                                               

Comentarios

Compartir