Anunciate-con-Columnas-de-Mexico-02

El Outsourcing en México y su imagen

Orestes Gomez - Opinión - 20/11/2020

La figura del Outsourcing o subcontratación de personal apareció por primera vez en la Ley Federal del Trabajo de 1970, cuando tímidamente se habló de la intermediación en el trabajo en su artículo 12.

Durante aproximadamente 15 años, el precepto no pasaba de aplicarse a unos cientos de contratistas que utilizaban esta forma de trabajar para efectuar obras y prestar servicios a compañías y personas.

A mediados de los años 80 con el boom de la industria maquiladora de exportación y en vista al régimen fiscal que las organizaba y exigía, las empresas recurrieron al viejo artículo a fin de crear compañías que administraban los activos y ventas como compañías “A” y otras paralelas que maquilan productos para la marca o compañías “B”, con la única variación de que por ese proceso la compañía “B” no generaba ventas y por ende el reparto de utilidades se calculaba mediante un método especial, pero al fin se cumplía con la obligación y el derecho.

La diferencia fundamental en el inicio del régimen especial y la industria tradicional mexicana fue que los salarios y prestaciones en estas últimas eran mayores en razón a la antigüedad de la empresa tradicional contra la joven maquila de exportación.

La base de retención de la nueva industria fue dirigida a premiar la asistencia y arraigo de la gente y posteriormente con el crecimiento de las prestaciones en dinero y especie, convirtiéndose desde los años 90 en una industria tan competitiva en salarios, que la tradicional tuvo que iniciar procesos de reingeniería no solo técnica sino salarial en sus confines e inclusive recurrir a la figura del outsourcing o intermediación creando compañías en el esquema A y B, narrado arriba.

Pronto algunos vivales entendieron esta fórmula para defraudar al fisco y a los trabajadores creando compañías múltiples y contratos temporales con los trabajadores a efecto de que no tuvieran derecho a la antigüedad, declarando salarios por debajo de los reales y evidentemente sin prestaciones ,ni utilidades. Inclusive algunas hacían socios a los trabajadores y les liquidaron sus partes sociales y nunca eran considerados trabajadores.

Algunas compañías se prestaron a la otra figura de “alquilar” personal a fin de disminuir el costo laboral con el riesgo de la nula retención y arraigo en las empresas, pero duplicidad de ganancias en nómina con ahorros de entre 19 al 22% por este concepto de cuotas al IMSS, que es hoy día un ente recaudador más que de bienestar en la salud.

La Ley del 2012 (o Ley Natividad) incluyó una regulación fundamental a fin de evitar estos abusos al señalar en su artículo 15 que la empresa contratante o “A” era solidariamente responsable del cumplimiento de las obligaciones contraídas con los trabajadores por la empresa “B” o de producción o maquila y en su artículo 15 A refiere el carácter especializado de las actividades y las reglas de operación.

La observación y cumplimiento de la Ley correría a cargo de la secretaría del Trabajo a través de sus inspectores ,por ende, la existencia de irregularidades denunciadas en la iniciativa de reforma del Outsourcing de la 4T no sería necesaria ,sólo hubiera bastado con que la secretaría cumpliera su cometido de inspeccionar y multar a las compañías defraudadoras cuando esto procediera.

¿Por qué acabar con el régimen de subcontratación y causar con ello desempleo o quiebra de compañías?, ¿No hubiera bastado con aplicar la ley y ser estrictos e inflexibles?

La reforma del sistema anunciada por la 4T se muestra desesperada y sin rumbo, primero cataloga al outsourcing como un crimen y después refiere que, si puede funcionar, pero con permiso de la autoridad.

La afectación a las empresas que están cumpliendo en forma solidaria con sus obligaciones será magnánima y la ventaja competitiva que los grandes corporativos del exterior tenían en México se reducirá al grado tal que provocará una crisis en el empleo y la inversión. De por sí decreció en un 3.4% en marzo, un 30.7 en mayo, 11.3 en Julio, un 9.2 en septiembre, amén de estar a punto de perder el grado de inversión y un desplome de 17.94% del PIB en 2020.

Acomodaticia, política, errática es esta reforma y sobre todo insensible de los estragos que provocara en la inversión en el resto del sexenio, pero en fin hace mucho que se perdió el rumbo y aparecieron los parches, la tumba se está cavando y lo peor es que no se han dado cuenta.

 

 

 

Comentarios

Third-Creator-Columnas-de-Mexico-MDBECAS SIMAS-

Columnistas

avatar for
Marcelo Torres Cofiño
Javier Rodríguez
F.P. Olavarrieta
Adrián Garza Pérez
Orestes Gomez
Armando De La Garza Gaytán
Rosa Ofelia Garza
Rosa Esther Beltrán Enríquez
Enrique Martínez y Morales
Rodolfo Garza Gutierrez
Liliana Farías
Pamela Villarreal
Roberto Salinas
Eduardo Martínez Martínez
Eleazar Rocha
Omar Cervantes Rodríguez
Arturo Rodriguez
El Kikapu
José Martínez M.
Óscar Sala
Mercedez Guzman
Pedro Martín
Pbro Lic. Pedro Pantoja Arreola
Arturo González González
Roberto Adrián Morales
José García
Mago de Os
Héctor Laredo Martínez
David Guillen
Antonio Zamora
Natalia S. Verduzco
Magaly Sanchez
Alejandro Davila Flores
Víctor S. Peña
Paloma E. Cuevas Ramos
Gibran D. Flores
Carlos Gutiérrez Aguilar
Isabel Arvide Limón
Norma Alvarado "Normalidades"
Rosa del Tepeyac Flores Dávila
Raúl Sifuentes Guerrero
Dios Tolo
Editor Columnas de México
Fausto Destenave Kuri
Abraham Farid Gorostieta M.

Nuestra página de Facebook

Columnas_de_Mexico_logo_sm

Copyright 2018 Columnas de México ©;Todos los derechos reservados

Compartir