El dolor del abandono

En las historias del consultorio de adicciones y codependencia es muy usual que surja el tema de los resentimientos y la necesidad de sanar, antes de que sigan haciendo daño y se enquistan en la persona que los carga.

Dicen los Alcohólicos Anónimos que, si los resentimientos son malos para cualquier persona, para los adictos son veneno puro y que mientras no se sanen, serán motivo de alguna posible recaída o de otros trastornos emocionales permanentes.

Algunas autoras como Lise Bourbeau han establecido estudios de que mucho de la estabilidad o inestabilidad emocional de las personas adultas, tiene que ver con huellas sufridas de alguna forma durante la infancia y adolescencia, como lo refiere en su libro “Las cinco heridas que impiden ser uno mismo”, dentro de las que menciona el abandono, el rechazo, la humillación, la injusticia y la traición.

En el tema del abandono, muchas historias de adictos y codependientes expresan que esta herida no sanada y convertida en resentimiento, ha sido causal de diversos disturbios emocionales al evocar lo que ellos suponen fue el desamparo de madre o padre en algún momento de sus vidas y que puede llegar a ser, como dicen los AA, veneno puro en sus relaciones con los demás y consigo mismos.

Haya sido un abandono real, físico, económico, psicoemocional o de percepción, las personas que llevan esta herida consigo suelen desarrollar mecanismos de defensa o máscaras como la dependencia de otras personas o la dependencia de alguna sustancia tóxica, por lo que parte del camino de la sanación implica soltar esa memoria negativa, perdonar y resignificar su historia de vida.

Cuando sugerimos a un joven o adulto perdonar al padre o madre que los abandonó siempre viene una reacción negativa, hasta que logran entender que no se trata de aquellos, sino de sí mismos. El máximo beneficiado con la magia del perdón y la gratitud es quien se libera de la carga de ese resentimiento que les ha impedido ser plenos.

En algunas clínicas de adicciones, de hecho, una de las dinámicas terapéuticas es la de la superación de los resentimientos y el perdón como base del crecimiento personal. A veces la persona que causó el resentimiento ya no está, ya trascendió o simplemente nunca supo de la existencia de esa herida, por lo que el trabajo es para quien carga ese sentimiento tóxico, convencido de que se liberará de un peso innecesario en su vida.

Sobre esto hablaremos en la próxima transmisión en vivo en las redes sociales.

@laalegriadevivirsinadicciones.

https://www.milenio.com/opinion/omar-cervantes/la-alegria-de-vivir/el-dolor-del-abandono

————————————————————————————————————————————————————————————————————————–
* “El contenido, conceptos y juicios de valor del presente artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente son compartidos por la Edición, y/o los propietarios de este Periódico”.
————————————————————————————————————————————————————————————————————————–

Comentarios

Compartir