Coahuila Insumiso: El conocimiento

         “La verdad, os hará libres” San Pablo.                                                                                                    

Stephen Hawking, solía referir que: “El mayor enemigo del conocimiento no es la ignorancia, sino la ilusión del conocimiento”.

Desde el tiempo sin memoria, el conocimiento de y sobre las cosas, había sido un tesoro mal valorado. Deslumbrados por el oro y otros objetos, los seres humanos traducían la carrera por el poder económico sin la necesaria conciencia de valor que el entendimiento posee.

A pesar de que, a partir del mito de la caverna de Platón, se dotaba del papel preponderante y en su momento se rompía el paradigma de la ignorancia como manera de esclavismo.

Recuerdo la instrucción del Ing. Villegas en el verano de 1995 en Lear Saltillo, en el sentido de dibujar en la pared frontal de la compañía un mapamundi y la palabra: Globalización. -¿La palabra qué?-repliqué-. Tu solo anótala, es el futuro mismo, me contesto Arturo.

A pesar de haber sido advertido por la lectura de “El cambio de poder“ de Alvin Toffler, no alcanzaba a comprender que las nuevas reglas de la economía mundial estaban siendo modificadas, por una antigua virtud, que era la verdad y todas sus derivaciones.

Hoy, el conocimiento a través de la información, genera  más riqueza que el endemoniado oro en cualquiera de sus variantes: amarillo, verde, blanco cocaína  o negro petróleo.

Conceptualmente las Sociedades del Conocimiento se tratan de conglomerados: “con capacidad para generar, apropiar, y utilizar el conocimiento para atender las necesidades de su desarrollo y así construir su futuro, convirtiendo la creación y trasferencia del conocimiento en herramienta de la sociedad para su propio beneficio”. Gepsea.

En esta variante social del conocimiento y del aprendizaje, el significado es que las comunidades, empresas y organizaciones avanzan gracias a la propia difusión, asimilación y aplicación de información creada u obtenida localmente, o generada del exterior.

Así el proceso de aprendizaje se potencializa en común, esto a través de redes, empresas, gremios, comunicación inter e interinstitucional, entre comunidades y países. Una sociedad de aprendizaje significa una nación y unos agentes económicos más competitivos y más innovadores.

En los años ochenta, el Rey de Suecia convoco a su comunidad a fin de establecer el proyecto de estado basado en el necesario objetivo común. Así  rojos, azules, morados, verdes  se unieron para hablar en serio acerca de su destino, sin politiquerías, ya que se trataba de fincar una institución en la que iría el futuro de la nación.

Los ejemplos de lo redituable que resulta el saber se generan a borbotones y solamente quienes poseen el conocimiento, gozan el poder, como en la platónica caverna.

En una plática con el Dr. Carrillo, encontré la formula precisa: “Innovar, es encontrar formas inéditas”, para luego definir el conocimiento como: “La conexión de lo importante con lo importante”, rematando con la necesaria articulación de los aspectos significativos de la vida, para que surja la verdad.

En la charla percibí la riqueza en materia de investigación que se posee en esta tierra, todos con sus proyectos, sus aportaciones, sus áreas de oportunidad, pero también todos por su lado.

¿Qué clase de pueblo seriamos entonces si las mejores mentes tuvieran un objetivo común?- Fue mi sueño de esa noche y cuando casi tenía la respuesta, caí de la cama.

#PorUnCoahuilaInsumiso #VaEnSerio
Oréstes Gómez

——————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————–
* “El contenido, conceptos y juicios de valor del presente artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente son compartidos por la Edición, y/o los propietarios de este Periódico”.
—————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

Comentarios

Compartir