FIN AL MOREIRATO, 3. Un solo opositor

Estos últimos dos gobiernos del estado, los de los Moreira, han resultado un calamidad para los coahuilenses, nos han enfrentado al miedo, a la adversidad, a la frustración, a la desesperanza. Un gobierno que miente, que engaña, que esconde, que roba, que endeuda, que orienta su acción de gobierno a ganar las próximas elecciones y que para ese fin utiliza como arma principal los programas sociales pero también la cooptación, la prebenda, la canonjía, la amenaza, la intimidación, la represión y procura el control total de medios de comunicación formales.
Yo no tengo duda que esta fatalidad es la mas grande que nos pudo suceder y también debe ser nuestro principal objetivo a vencer. Creo que este gobierno cotidianamente sigue acreditando su podredumbre, su decadencia, su perversión. En estos días nos enteramos de millonarios contratos por asesoría al anterior Presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos – ¿Protección a los Gates? – ; de 392 millones de pesos pagados por gastos legales y  asesoría sin comprobar; de otro crédito escondido por 830 millones de pesos contratado, al parecer  otra vez, con Multiva y que, dicen, será liquidado este año.
Estas características permean a toda la administración y son la regla general, no les interesa la ciudadanía, al contrario, parece ser que se empeñan en despreciarla, en insultarla. Un día sale el Secretario de Finanzas y nos dice que las despensas, son infraestructura social y por eso es  inversión pública productiva, el único coahuilenses que va a las olimpiadas fue apoyado por Nuevo León, se mueren las personas fuera de los hospitales por que no hay elementos para atenderlos pero se gastan millonarias cantidades en grupos musicales que son promovidos y aprovechados para consolidar a las dirigentes del pri en las colonias, el gobernador nos dice que la deuda del gobierno “no es tema de discusión” y así por el estilo.
Me parece claro que este nivel de descomposición en los gobiernos de los Moreira es tal que no tiene remedio y en términos de aspiración común ciudadana un proceso de recomposición, restructuración o refundación de la acción de gobierno tendrá que pasar por un valiente, honesto y comprometido esfuerzo de limpieza y de asignación de las consecuencias penales y  administrativas correspondientes, con estricto apego a la ley, sin condescendencias ni componendas y por el desmantelamiento y la inhabilitación de esta pandilla. Esto solo será posible si en la próxima elección a gobernador triunfa un opositor que no sea priista.
Pero este resultado no sólo no será fácil, sino que se presenta como un asunto que implica un enorme desafío y una gran dificultad y complejidad.
El Moreirato tiene el control total de los programas de desarrollo social  y estos son el elemento central de su proselitismo y de su estrategia electoral, las tarjetas de apoyos económicos, las despensas, la pintura, los tinacos, las becas, la nomina, la gestoría privilegiada etcétera, se apalanca en la estructura priistas, único conducto para recibir el apoyo,  y la estricta condición es, el voto de la familia por el PRI. Ésta muy amplia estructura del PRI recibe apoyo económicos considerables y se multiplican en época electoral. Listado en mano el día de la elección se dedican a asegurarse que los que reciben los beneficios y sus familias vayan a votar y la hagan por el PRI.
Tienen también el control de la casi totalidad de los medios de comunicación formales y si bien éstos difícilmente les ayudarán a mejorar su imagen en la opinión pública, dado su enorme desprestigio, desde luego que les permite enlodar o ensuciar la de cualquiera que parezca como un contendiente serio. Además del voto clientelar la segunda estrategia del PRI es que no haya una amplia participación ciudadana y para desanimar la votación utiliza la guerra sucia, la propaganda negra, de tal manera que se refuerce y consolide la idea de que “todos son iguales” o desarrolla campañas para votar en blanco, anular tu voto, etc. Si votan pocos, con su clientela le alcanza para ganar. Tal vez lo que sigue es dividir o fraccionar el voto de oposición, en este sentido la multicidad de partido y ahora de candidatos independientes les resultan claramente convenientes y en Coahuila utilizan todos sus recursos para influir en los partidos políticos y asegurar que se presenten los candidatos suficientes para dividir el voto.
En sentido contrario a este último apunte resulta determinante que una candidatura opositora, para ser viable, evite la dispersión y la división del voto no priistas, que consolide la aspiración de poner fin al Moreirato desde una sola propuesta o candidatura, desde luego que este difícil escenario requiere de una gran disposición, madurez, tolerancia y compromiso social de los aspirantes opositores sean militantes de partidos políticos o ciudadanos con aspiraciones independientes. Poner por encima de los intereses particulares los generales y mas trascendentes de Coahuila. Un solo candidato que canalice el voto anti priista para tener posibilidades de triunfar. 
Los que hasta ahora han manifestado su aspiración a ser candidato, con perfil opositor al PRI, tienen claro está condición y, con algunas modalidades menores, están de acuerdo en que el candidato sea el que este mejor posicionado. Esta inicial disposición habrá que conciliarla, entre otras muchas cosas, con las políticas generales de los partidos políticos nacionales y las particulares que para Coahuila consideren. Habrá que sortear las dificultades que el Moreirato adicione para dificultar este objetivo y que con toda seguridad no serán pocas ni sencillas partiendo del supuesto de que tienen recursos ilimitados – legales e ilegales – y en el asunto, ellos, se juegan todo.
Finalmente quien, en el mejor de los casos, resulte el candidato, que seguramente, sea quien sea, no les gustará a muchos, tendrá una muy complicada tarea, una campaña cuesta arriba donde con mucha tolerancia, inclusión y sensibilidad tendrá que ganar la confianza y convencer a escépticos y desconfiados coahuilenses – con justa razón – decepcionados de la política e indignados con los partidos y los políticos, muchos indiferentes o indolentes, otros radicales opositores a todo y no poco ciudadanos participativos preocupados por los asuntos públicos y con auténtica conciencia social.

2 comentarios en “FIN AL MOREIRATO, 3. Un solo opositor”

  1. HOLA RAUL, SOY FELIPE JULIO CHAPA ZERRWECK , JUNTO CON MI COMPADRE GENARO MORALES VILLARREAL, (YA FALLECIDO), CUANDO FUÍSTE SECRETARIO DE GOBIERNO Y DESPUÉS PRECANDIDATO AL GOBIERNO DE COAHULIA TÉ ACOMPAÑAMOS DECIDÍDAMENTE EN TU PROPUESTA, EN ESE ENTONCES TENIAS TODO EL PODER DE MANDAR AL DIABLO A HUMBERTO MOREIRA Y NÓ LO HICISTE Y POR ESO SÓN LAS CONSECUENCIAS QUE AHORA ESTÁN PASANDO Y SIGO LAMENTÁNDOLO…..TÉ SALUDO DESDE MÚZQUIZ….

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartir